Debemos evitar el desfalco; la sanción no es suficiente, propone Mario Lara Velásquez

Mario Lara Velásquez nunca ha trabajado en la administración pública, pero conoce perfectamente cómo funciona, sus rutas secretas. Su aspiración para ocupar el cargo de auditor general del Orfis descansa precisamente en la visión de que los recursos públicos deben estar siempre bajo vigilancia, “porque después es muy difícil recuperarlos”.

“No soy político; de hecho nunca he trabajado para el gobierno, y por tanto, no tengo ningún compromiso que me domine. De eso quiero hacer mi fortaleza y no una desventaja respecto del resto de los aspirantes” revela a Formato Siete, al día siguiente de haber presentado su solicitud de registro.

Originario de Coatzacoalcos y contador público certificado, Lara Velásquez mira a la distancia el desempeño del Orfis que busca dirigir. “La contaminación política siempre es un riesgo; llega a distorsionar las decisiones que se deben tomar de forma estrictamente técnica. El Auditor General por supuesto que desempeña un papel político pero su trabajo es la fiscalización superior, más allá de quien gobierne”.

En el caso del Órgano de Fiscalización Veracruzano asegura que es una institución sólida pero tiene algunos pendientes relevantes. “Hay una percepción creciente de que el trabajo del Orfis ha estado determinado por las coyunturas políticas; además, la gente conoce muy poco a la institución y eso no le genera confianza respecto de la transparencia y rendición de cuentas de los entes fiscalizables”, señala.

Para ello buscará consolidar una relación y colaboración estratégica con la Auditoría Superior de la Federación (ASF). “Ellos están impulsando la federalización de los procesos junto con los organismos estatales; además, tenemos la posibilidad de vincularnos estrechamente con el SAT y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a través de sus plataformas informáticas para poder fiscalizar el 100% y no sólo a través de muestreos como se hace ahora”.

Dijo que estas tareas son fundamentales, pero que se deben acompañar de una visión estratégica y un perfil integral genuino capaz de responder, con altura de miras, a las nuevas demandas de un órgano de significancia mayor.

Este lunes, el Congreso del estado concluyó el proceso para la recepción de documentos de los aspirantes al cargo de Auditor General; luego de la revisión y análisis de las solicitudes, se determinará quienes obtendrán el registro para seguir las siguientes etapas establecidas en la Convocatoria.

“Yo confío plenamente en un proceso transparente y “sin dados cargados” por parte del Congreso del Estado. Conozco las reglas y por eso decidí participar en el proceso, explicó.

Aspiro –dijo- a instrumentar una nueva visión estratégica para la fiscalización del gasto que permita una gestión eficiente y transparente de los recursos humanos y financieros; el incremento de la presencia fiscalizadora de forma oportuna; y la identificación anticipada de fraudes, así como la realización de auditorías mediante modelos de riesgo.

Lara Velásquez apuesta a su trayectoria. Ordena sus documentos y muestra sus méritos con absoluta confianza. “Tengo una trayectoria profesional caracterizada por una serie de acciones relacionadas con los principios rectores en materia de auditoría financiera, control de cuentas públicas y de responsabilidades administrativas.”

“No soy un improvisado. Eso le haría mucho daño al estado y Veracruz merece orden en sus cuentas públicas. Tengo experiencia en el análisis y manejo de información financiera, contable y fiscal y el dominio de tecnologías de información y comunicación (TIC) que permiten el procesamiento de datos y la automatización de procesos.”

Finalmente, dijo que presentará un proyecto de trabajo que apueste a la capacitación constante, la formación académica, además de reconocer los conocimientos y experiencias de quienes ahí laboran. “Las instituciones no se crean en un día. Es muy importante reconocer a los mejores”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.