Vamos por las cabezas de la evasión: SHCP

El procurador fiscal de la Federación, Carlos Romero Aranda, afirmó que este Gobierno va por las “cabezas” de la evasión tributaria, cuyo “saqueo” asciende a 2.5 por ciento del producto interno bruto (PIB), es decir, “casi tres veces el Aeropuerto de Ciudad de México”, 10 años de operaciones de la Guardia Nacional y 50 años de servicio de la Secretaría de Economía.

En entrevista con Milenio, dijo que se trata de delincuentes organizados que ahora hasta pagan mensajes contra la reforma fiscal para seguir operando a través de empresas factureras, por las que el erario deja de percibir 750 mil millones de pesos, de acuerdo con datos de la Unidad de Política Fiscal de Hacienda.

Luego de participar en la conferencia ‘Verdades y mentiras de la reforma fiscal’, organizada por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), el procurador sostuvo que la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2020 resulta indispensable, porque en este momento “las herramientas que tenemos para combatir la evasión son limitadas”.

Aseguró que la nueva norma permitirá realizar investigaciones con el uso de inteligencia, así como de infiltrados, mediante “escuchas” (intervenciones telefónicas con orden judicial) y la aplicación de criterios de oportunidades “para poder realmente desactivar estas redes criminales”.

Reconoció que se ha emprendido una campaña contra la reforma, porque “estamos tocando muchas fibras sensibles… sí hay grupos que se están viendo afectados y por eso hay resistencias”.

Agregó: “Con las investigaciones que tenemos actualmente es muy complicado llegar a las cabezas que nos llevan a tener empresas de papel, millones de impuestos, pero no encontramos entre los propios papeles que tenemos quién se llevó el dinero o quién lo sacó en efectivo”.

El funcionario señaló que los delincuentes organizados que se dedican a evadir y defraudar al fisco, lograron infiltrar a las instituciones, por lo que el Gobierno implementará una estrategia para contraatacarlos.

Sobre si es posible acabar con este saqueo fiscal, comentó: “Ojalá podamos, pero cuando menos hemos calculado que se va a minimizar su uso, por supuesto; cantidades no las puedo dar, pero al final de cuentas vamos por ellos… que todo mundo sepa, aquí solo vamos por las cabezas de los grupos de factureros que son los que realmente son delincuentes organizados”.

Aclaro el nivel del daño: “Analizamos cuál es el problema que nos aqueja y fueron las empresas factureras. El monto evadido por esquemas de facturación ilegal es 2.5 por ciento del PIB, es decir, 750 mil millones de pesos: casi tres veces el Aeropuerto de Ciudad de México, 10 años de la Guardia Nacional o cerca de 50 años de la Secretaría de Economía. Son cantidades absolutamente inmensas que se dejan de percibir por estas empresas factureras”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.